Archivo de la etiqueta: fiebre reumática

Estudio de las enfermedades articulares y musculoesqueléticas

 

Por el Dr. Manuel Robles San Román

En esta ocasión me dirijo a todos ustedes para que conozcan un poco mas de cómo se debe estudiar a los pacientes que presentan algún tipo de alteración articular o de sus músculos, causados por cualquier tipo de padecimiento reumático.

Los síntomas del sistema musculoesquelético causan más de 315 millones de consultas externas cada año. Diversas encuestas nos indican que un porcentaje alto de la población mexicana ha sufrido de artritis o de algún otro trastorno articular. Debemos conocer que muchos de ellos son problemas que se autolimitan, por lo que se deben de conocer y se deben de saber tratar. Otros síntomas son el inicio de una enfermedad más grave, por lo que se deben hacer estudios más detallados y llegar a su diagnóstico rápidamente.

Los objetivos serian el llegar a un diagnóstico exacto, dar un tratamiento adecuado en tiempo y forma y evitar pruebas diagnósticas innecesarias.

Se debe localizar en donde se presenta la molestia, si está en la articulación o fuera de ella, si la causa es inflamatoria o no inflamatoria, cuantas articulaciones afecta a una o varias, si la  molestia es aguda o crónica y finalmente tener un diagnóstico adecuado para iniciar el tratamiento.

El paciente se debe de estudiar en forma ordenada y lógica; el médico le realizara una historia clínica completa, un examen físico detallado y de ser necesario se realizarán estudios complementarios. Con esto en la primera visita al médico sabremos si el problema es articular o no, si es un problema inflamatorio o no, si es un trastorno agudo o crónico y si es localizado o generalizado. Con éste enfoque y conociendo los padecimientos reumáticos (por lo que tiene que acudir al reumatólogo), se podrá realizar un diagnóstico adecuado.

LOCALIZACION ARTICULAR O NO ARTICULAR

Se debe de conocer si la alteración es a nivel de la articulación o no, lo cual se demuestra con una revisión física completa. Sabemos que la articulación se forma de la membrana sinovial, el cartílago articular, los ligamentos intraarticulares, la cápsula articular y el hueso yuxtaarticular.     Las estructuras no articulares comprende a los ligamentos extraarticulares, tendones, bolsas, músculos, hueso, nervios y piel.

ENFERMEDADES INFLAMATORIAS O NO INFLAMATORIAS

Los trastornos musculoesqueléticos suelen clasificarse como inflamatorio o no inflamatorio. Los primeros pueden ser infecciosos, provocado por cristales como la gota, de tipo inmunológico como la artritis reumatoide o el lupus eritematoso sistémico, reactivos como la fiebre reumática. La inflamación se caracteriza por presentar los signos cardinales: enrojecimiento, aumento de volumen, calor y dolor, añadiendo hoy día lo que sería la limitación funcional. Por laboratorio podemos conocer si presenta inflamación por datos como es la velocidad de sedimentación globular o la proteína C reactiva o si presenta anemia crónica. Es muy importante conocer desde el punto de vista clínico si el paciente presenta rigidez matinal, pues si es continua es característica de un proceso inflamatorio.

HISTORIA CLINICA

Este instrumento nos ayuda a conocer mejor a los pacientes, su  perfil,  su edad, género, raza, antecedentes de la familia.

Hay padecimientos más característicos de la población más joven como el lupus o la fiebre reumática. En edades mas maduras como la fibromialgia.

El género masculino presenta con mayor frecuencia la gota y la espondilitis anquilosante, mientras que en mujeres es más frecuente el lupus, la artritis reumatoide o la fibromialgia.

EXPLORACION FISICA

Por medio de ella conoceremos las estructuras afectadas, si tiene una enfermedad subyacente o si tiene otras patologías. El médico lo revisara minuciosamente, lo examinará con mucho respeto y se valorará si el paciente presenta crepitación o crujido, si hay subluxación, si hay luxación, se valoraran los arcos de movimiento de la articulación, si el paciente tiene contractura muscular, si presenta deformidad o dolor selectivo en algún punto.

PRUEBAS DE LABORATORIO

Estas pruebas las debe valorar su médico reumatólogo, para evitar realizar estudios innecesarios y costosos, que muchas veces nos pueden llevar a errores diagnósticos.

IMÁGENES

Las cuales consisten en radiografías específicas, estudios más sofisticados como tomografías o estudios de resonancia magnética nuclear e inclusive hoy día a tomado gran importancia el ultrasonido musculoesquelético el cual es muy eficaz y económico.

Con este breve acercamiento de lo que se debe de hacer de inicio cuando un paciente llega con dolor a la consulta médica, el paciente se sentirá más seguro y con más confianza con su médico.

Deja un comentario

Archivado bajo Nota del día

¿Qué es la Fiebre Reumática Aguda?

En muchas partes del mundo, en particular en los países industrializados, la fiebre reumática aguda, es hoy mucho menos común de lo que fue a principios y mediados del siglo XX. A finales del decenio de 1940, los pacientes con fiebre reumática y cardiopatía reumática representaban más del 50% de los niños en edad escolar en quienes se reconocían problemas cardiovasculares en los Estados Unidos.

La frecuencia de la fiebre reumática ha disminuido en forma importante en los países industrializados, en los que ésta enfermedad se ha vuelto poco frecuente. Sin embargo, en muchos países en desarrollo, los cuales constituyen casi el 66% de la población mundial, las infecciones estreptocócicas, la fiebre reumática y la cardiopatía reumática sigue siendo un problema de salud pública muy importante.

Este  problema no esta totalmente eliminado de nuestra sociedad, lo debemos de tener en cuenta.

La enfermedad de tipo infecciosa se produce por el estreptococo β hemolítico del grupo A que es el que produce la infección de faríngea y de las amígdalas (no la cutánea), se cree que la infección de la fiebre reumática aguda se produce por la infección directa del estreptococo grupo A, por un efecto tóxico de los productos extracelulares estreptocócicos sobre el organismo y por una respuesta inmunitaria anormal.

No hay una prueba de laboratorio que nos haga el diagnóstico de la fiebre reumática, por lo tanto se debe hacer el diagnóstico desde el punto de vista clínico y con el apoyo de estudios de microbiología clínica y de inmunología clínica.

Hay mucha diversidad en la presentación de los signos y síntomas que se presentan en la fiebre reumática, por lo que en 1944 Jones presenta los criterios para diagnóstico de la enfermedad, lo cual ayudaría a estandarizar los síntomas de la enfermedad, posteriormente en 1992, se actualizan los criterios de Jones por la American Heart Association.

Hay cinco criterios denominados mayores, pues son los que se encuentran con mayor frecuencia en los pacientes con fiebre reumática; estos son: carditis, poliartritis migratoria, corea de Sydenham, nódulos subcutáneos y eritema marginado.

Y los criterios menores, no son tan específicos y pueden presentarse en muchas situaciones clínicas; estos pueden ser clínicos como la fiebre y los dolores articulares o pueden ser de laboratorio como la elevación de los reactantes de fase aguda o alteraciones en el electrocardiograma.  A todo esto se le añade la presencia del estreptococo del grupo A.

Cabe mencionar que este proceso de diagnóstico lo debe realizar un médico, para no sufrir errores que pueden ser costosos tanto en salud como económicos si no se hacen en forma adecuada.

El tratamiento se debe realizar con antibióticos en forma estándar y posteriormente se debe de dar un tratamiento profiláctico para evitar la infección subsecuente de las vías respiratorias altas.

Es muy importante conocer estos datos y estar concientes de que el diagnóstico y el tratamiento lo deben de realizar los médicos.

 

Este artículo fue escrito por

Dr. Manuel Robles San Román

Presidente de la Fundación Mexicana para Enfermos Reumáticos

Vocero de la Red de Acceso

1 comentario

Archivado bajo Nota del día